Un empleado de parqueadero y la historia de cómo se hizo rico

El Value Investing tiene dos columnas. La primera consiste en encontrar excelentes acciones y comprarlas en el momento oportuno. La segunda columna de esta estrategia consiste en dejar que el efecto del interés compuesto trabaje por nosotros. De forma lenta pero segura y continua debe crecer el valor de estas acciones de alta calidad. Como una tortuga nuestra inversión debe ser aliada del tiempo.

Dejando trabajar por usted a estos dos componentes, pronto notará los resultados.
Las pequeñas cantidades ahorradas a una edad temprana pueden transformarse en verdaderas fortunas porque con el tiempo el efecto del interés logra desarrollarse en todo explendor.

ahorrar y hacerse rico

Uno de mis seguidores me envió la interesante historia de un empleado de un parqueadero en los estados unidos. El video muestra como Earl Crawley, un celador de Baltimore, hizo una fortuna a partir de su pequeño salario. Mister Earl, como lo llaman sus amigos, ahorro a lo largo de su vida pequeñas sumas de dinero. Un centavo aquí, un par de dólares allá. E invertió sus ahorros en acciones estables y de alta calidad como Coca-Cola y IBM. Reinvertía además los dividendos recibidos. Crawley también invertía en fondos.

Cómo ser rico: La historia de Earl Crawley (subtítulos en breve)

A través de las décadas su capital accionario creció hasta superar la suma de medio millón de dólares. Algo increíble si tenemos en cuenta sus ingresos (apenas 20.000 dólares al año). Lo que lo hace a un más increíble es que haya mantenido la disciplina mientras criaba a sus tres hijos y pagaba su hipoteca completamente.
Pero talvez lo más importante de su historia sea el hecho de que su conocimiento financiero no sea extraordinariamente alto. Crawley nunca estudio. Además sufre de dislexia.
Lo que nos muestra: la paciencia y la disciplina son valiosísimas. No se debe ser un genio matemático o un experto en estados financieros. Y tampoco hay que reverenciar ciegamente a personas como John Templeton, Peter Lynch o Warren Buffett. No hay magia detrás de todo esto. Tampoco idolatrar a los gestores de fondo o estrellas de hedgefonds: they still put their pants on one leg at a time.

Artículo original escrito por el periodista e inversor de Wall Street, Tim Schaefer.

Un comentario sobre “Un empleado de parqueadero y la historia de cómo se hizo rico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *